Como preparar una buena demo de locución

Todos los que nos dedicamos a esta profesión, sabemos lo importante que es preparar una buena demo de locución. A diferencia de otros profesionales, a nosotros generalmente nunca se nos pregunta cuál es nuestra formación académica, sino que lo que se nos pide es “que sabemos hacer con nuestra voz”.

La preparación de una demo es sumamente importante si quieres conseguir contactos que puedan abrirte las puertas de futuros proyectos. Muchos locutores me envían sus demos, solicitando una opinión sobre su trabajo.

He escuchado demos fantásticas de compañeros de profesión excelentemente elaboradas, bien planteadas, con las muestras, registros de voz y tiempos correctamente planificados.

Lamentablemente, también me llegan algunas, donde siempre le digo al locutor honestamente lo que pienso. Si yo fuera el cliente, cuando escucho una demo quiero conocer de forma inmediata lo que esa voz puede llegar a ofrecerme, necesito comprobar sus matices, que registros es capaz de manejar, quiero comprobar si me resulta creíble, si es natural, que cantidad de tonos e intenciones es capaz de ofrecer. No valoraría la parte técnica, ni el montaje, ni los efectos de sonido, porque lo que necesito es una voz, no un técnico, eso ya lo tengo.

Las demos de radio, otro de los aspectos en los que siempre insistiré. No envíes demos con cortes de programas de radio, ni a productores, ni a agencias, ni a estudios de grabación por poner algunos ejemplos. Ninguno estará interesado en averiguar cómo presentas las noticias, como haces un reportaje o como presentas un programa de radio fórmula. Todas estas empresas buscan voces profesionales del mundo de la locución, no locutores de radio.

Preparar una buena demo, es como escribir la película de tu propia experiencia profesional, lo mejor que puedes hacer es planificar que vas a hacer. Elabora un guión, detalla en él el género de las secuencias de audio que quieres que aparezcan; una extracto de una locución con puro estilo narrativo, una cuña de radio, una secuencia interpretada, una locución donde destaquen las emociones…

Nadie como tú mismo, conoce mejor lo que puedes hacer con tu propia voz. Incluye en la demo todos aquellos géneros que dominas bien, no trates de actuar si nunca lo has hecho antes, recuerda que una buena toma de audio puede verse perjudicada por otra que le sigue de peor calidad.

Cuida mucho la calidad de audio, no presentes una demo que no suene bien. El cliente querrá cerciorarse no sólo de lo que eres capaz de hacer con tu voz, sino de apreciar toda su textura. Evita los efectos, no le aportan nada a tu futuro cliente.

Algunos me habéis preguntado si es recomendable o no usar música en las demos. La respuesta es sí y quiero explicar porque. Entregar una voz únicamente en off, es como crear un casting de modelos y ver a una modelo desnuda. Si fuera el diseñador, lo que necesitaría saber es como le sienta a la modelo mi colección y para eso necesito verla vestida.

Con la voz ocurre exactamente lo mismo, el cliente necesita saber cómo se recreará tu voz en distintos espacios, en distintos ambientes, como es capaz de acoplarse a distintos supuestos de producción. Eso sí, tienes que ser muy selectivo con las piezas que vas a usar, se trata de que tu voz brille por encima de todo, no de que la música adquiera el protagonismo.

Para preparar una buena demo de locución, recuerda; planifica, elabora un guión, invierte todo el tiempo necesario en conseguir un buen resultado, al final estarás invirtiendo en ti.

Comentarios

Artículos populares de este blog

Grabación de y tratamiento de la voz para locución